domingo, abril 17, 2005

¿Qué Importancia Tiene El Romanticismo En El Desarrollo De Los Procesos Ideológicos De La Modernidad?


El Romanticismo nace como una crítica a la reducción de la racionalidad, del dominio de las formas económicas, teológicas-utilitarias, mecanicistas, de pensamiento, a la influencia ascendente de la tecnología y la economía de la sociedad proto-burguesa, es un movimiento que se manifiesta como resultado a los cambios político-sociales en Europa, que incursiona con la finalidad de terminar la normas impuestas por la Ilustración y traer consigo propuestas de vida propias de la edad media, además que gracias a su espontaneidad abrió los horizontes en los cuales se tiene presente el amor por lo natural, la ansiedad por conocer lo fantástico y misterioso, la exaltación por el individualismo y la aparición del misticismo y la expresividad. La relación entre Romanticismo y Modernidad se establece de manera directa debido a que “la modernidad es el presunto triunfo de la libertad humana contra las fuerzas del mal y de la ignorancia, en una trayectoria inevitamente progresiva como la del avance tecnológico; sin embargo no era un triunfo de la humanidad sobre la naturaleza, era más bien, un triunfo de la humanidad sobre sí misma, y sobre aquellos que tenían privilegios ”[1]; tanto la modernidad como el romanticismo se pueden ver enfrentados bajo el efecto de la Edad Media, pero es importante destacar que privaron ideales en los cuales se codificó el racionalismo y el academicismo, permitiendo apertura al gusto por las emociones, indagando en la subjetividad y rechazando la armonía del buen gusto.


La modernidad enmarca sus contextos en un ámbito de subjetivismo, el cual permite que factores como el tiempo presenten una estructura lineal cuyo significado es generar la transformación de la sociedad y no permitir que ésta sea esclavizada por los proyectos tradicionalistas de tiempos pasados, por el contrario hacer uso de las experiencias vividas (Edad Media) para mejorar la calidad de vida y al mismo tiempo proponer nuevas opciones, a partir se pueda percibir que la vida es un proceso en el que las variaciones y las excepciones hace parte de la oposición a la norma, permitiendo el paso a la espontaneidad, a la libertad de expresión y a la libertad de la moral. Por ejemplo como el cambio que sostuvo la religión al verse inmerso en una posición diferente con respecto a la sociedad, ya que no era la institución de la edad Media sino que hacía parte de la revolución artística del Romanticismo.

El romanticismo es una clara representación de la modernidad, debido a que se convierte a través de su estilo en un critico contundente de la racionalidad, en busca de elevar la conciencia popular de libertad, teniendo presente el movimiento del tiempo y la contemplación de la simultaneidad y heterogeneidad en el ser humano, el descubrimiento de un elemento vital, la naturaleza, y menos restricciones para el alma más bien una vivencia enfocada hacia la religión reflexiva y personal en la cual no se presenta sometimiento.

[1] WALLERSTEIN, Emmanuel. ¿El in de qué modernidad?, pág 10